jueves, 5 de julio de 2012

El enígma de la botella fosforescente

Después de la tormenta eléctrica y del agua caída en Shanghai en la tarde de ayer, llovía como si no existiese un mañana, esta mañana podíamos ver el cielo porque, en parte, la contaminación había desaparecido. Pero el calor no amigos míos, el calor sólo desaparece si tienes un pai pai o un aire acondicionado cerca. Así que recién duchada sales al pasillo, y tus rizos perfectos se vuelven pelo ondulado a recoger con una pinza, goma o gancho y ale, para clase.
-
Hoy teníamos clase con Maggie y hemos hecho Hànsi y lectura, vamos lo que más me gusta, pero hoy Rìben (日本人- Japonés), que es como ha bautizado la profesora al estudiante japonés de clase, se ha puesto en mi sitio y me ha tocado irme delante, justo al lado de la reencarnación de Venus Williams, en pedantería y modelitos, quiero decir, porque hoy le ha hecho sugerencias a la profesora de cómo debe dar la clase para que ella se sienta más comoda, Venus quiero decir. ¿Adivinaís quién es?. 
En la foto también están la Noruega, la Marroquí, Rìben y O, la chica de Tailandia con la que me llevo genial.
Después de superar la clase, que ya digo me encantó, teníamos escasamente 75 minutos para comer antes de ir a Tai Chi (太极) porque hoy tocaba clase de cultura entre las 13.30 y las 15:00. Esas clase las damos junto a unos de un curso llegados desde California que al enterarse de que éramos de España nos felicitaron por la Eurocopa y nos dijeron que andaban buscando cohetes para celebrar el 4 de julio.
-
Antes de ir a Tai Chi, hemos parado por el restaurante del primer día, en el que ya hicimos una pequeña amiga, que hoy, en cuanto nos ha visto se ha acercado, se ha sentado con nosotros y lo ha hecho dispuesta a demostrar que la de su madre es la mejor comida del Campus y el que no quiere comer, no pasa nada, se acaba el plato y punto en boca. Y si no, que se lo pregunten a Mikel.
-
Después de descubrir que "Zheng Zhi", así creo que nos ha dicho que se llama, fuimos a Tai Chi y claro, aquello ya fue morir. Primero porque fui muy inteligente, véase el sarcasmo, y me fui en vaqueros. Segundo, porque nos pusieron en una terraza con los motores del aire acondicionado proyectando hacía nosotros y tercero porque el profesor nos dio una paliza que sudábamos la gota gorda sin contar la caza de mosquitos, por mucho repelente que nos pusimos en las piernas.
-
En la foto que adjunto, se ve el grupo de americanas pro selección española de Fútbol con las que hacemos los talleres, y el de pantalón chandal largo es el profesor de Tai Chí, que nos ha explicado una sosa sobre la posición de las manos que os detallaré la semana que viene tras la siguiente clase.
-
Sudamos la camiseta, y vaya si la sudamos, como que casi o sin el casi nos destiñó por el cuerpo, vamos que después de clase tenía de cintura para arriba de color verde, como la camiseta que llevaba puesta. 
.
¿Qué toca después de hora y media sudando la gota gorda?, pues la segunda ducha del día, que se está convirtiendo en algo habitual, llegando a las tres o cuatro, según la intensidad y el calor de la jornada. Y una vez limpitos y fresquitos, por poco tiempo, Mikel, Irantzu, Carmen y Servidora nos pusimos en camino a Nanjing Road con el objetivo de llega al BUND y superamos la prueba con creces....
-
Llegamos bien, no nos perdimos e incluso llegamos a separarnos un momento dado en dos grupos sin extraviarnos, lo que pasa es que a Mikel y a mí nos salió un fan, un chino que nos miraba y se reía, algo que hacen muchos de los chinos que nos ven por la calle porque el que no quiere sacarse la foto contigo, te hace un robado, pero no como los que hacía la Obregón en verano, porque aquí no cobramos.
.
El caso es que este chino que veis sentado en la esquina quedó fascinado por nosotros, más o menos igual que cuatro chicas que accedieron extasiadas a sacarse una foto con nosotros. Primero todas nosotras con ellas y luego todas y cada una de ellas hicieron fotografías con sus moviles de última generación, siendo Mikel el que más capturas cosechó por parte de las chicas. Y pensar que la foto surgió de una de Irantzu y mía con la ( 苹果 - Píngguo) de Apple, que por cierto, aquí no se pide un I.Pad de Apple, se pide  I-Pad Pingguo ( Yo quiero un I-Pad de Apple = Wo yao yi ge pingguo I-pad =想要一个苹果 )
-


 -
Y así, poco a poco entre turistas y locales llegamos a EL BUND.
-


-
El Bund es como un lugar de peregrinaje, allí está La Perla de Oriente y allí encontramos finalmente la botella fluorescente que llevaban todos los niños y claro, como guiris que somos, aunque nos estemos adaptando a ser un poco orientales, nos las compramos.
-
-
Lo que hay dentro es una bebida tipo Aquarius con gas, y no estaba mala. Nos refrescó mientras comíamos bolitas de pulpo rebozadas con algas que con el calor se mueven solas e hizo que más turistas nos preguntasen dónde las habíamos comprado.
-

-
Y entonces Nanjing Road se enciende de nuevo, cogemos el metro y volvemos a la residencia.
-


No hay comentarios:

Publicar un comentario