miércoles, 22 de agosto de 2012

Y la primera en abandonar la academia fue... CARMEN...

Nuestro último sábado en Shanghai, ¡Qué pena! tocaba empezar a hacer las maletas, sobre todo a Carmen que se iba esa misma noche y aún no había preparado nada, porque si, Carmen fue la primera en dejar el nido.
Aquella mañana fue tranquila nos levantamos tuvimos conclave en mi habitación ¿dónde si no? y recibimos una llamada de Lin Hao (conocida como Linda) comentandonos que había llegado Marina, la primera de nuestras sucesoras viviendo aventuras en Shanghai y a buscarla que baje.
Nos tomamos unos botellines de café frío (kā fēi - 咖啡), normalmente eran de la marca Wahaha
-
Como era el último día de Carmen y a ella le encanta la carne, creo que ya hemos dicho que se llevó varios paquetes de Jamón serrano en la maleta, les comentamos a Andi y a Maxi a ver si podíamos volver al "Hot Pot" al que Carmen no nos acompañó porque aquel día estaba cansada.
-
Andi dijo que por supuesto, más majo que es él, y como había venido su amiga Vivian nos fuimos todos juntos a un restaurante que conocía Maxi, mucho más tradicional, variado y completo y Marina, se vino con nosotros de modo que le enseñamos que Zhongsan Park se convertiría sin duda en uno de sus puntos de referencia.
-

-
Maxi se encargó de elegir y después fuimos al mostrador de salsas, la de soja estaba buenísima, y una típica que había que mezclar y Andi nos preparó también. Y una vez en la mesa, empezó a llegar la comida con mis adoradas setas, pasta, tofu seco, carne y más carne.
-



-
También había unos pasteles que eran lo único que no se cocinaba en aquella olla tan espectacular.
-





-
De postre llevamos unos cerditos dulces que resultaron ser un fiasco, aunque lo cierto es que estábamos llenos, salvo Mikel, que parecía no tener fondo y se comió alguno que otro. Después aprendimos a hacernos fotos al estilo asiático, esto es ponerte sólo o en grupo que uno sujete la cámara y todos posen. Aquí algunos ejemplos en los que podréis poner cara a Vivian.
-

-
Como sabíamos que esa era nuestra última comida juntos, hubo foto de grupo, sin lágrimas como las que hubo por la noche cuando Carmen se montó en el Taxi con su maleta y su mochila y no nos dejó acompañarla al aeropuerto para no pasarlo peor de lo que lo estábamos pasando ya. Así que nos quedaremos para terminar este post con esta bonita foto de familia.
-

No hay comentarios:

Publicar un comentario