martes, 23 de abril de 2013

Una mama (妈妈) valiente de Sichuan

Entre las cientos de fotos que hice el pasado verano en Shanghai tengo una colección bastante amplia de Madres y peques. Son fotos que hice en la calle, en el metro o incluso en el autobús, pero me confirmó lo que ya sabía que en China, las mamas son muy valientes, sobre todo las que tienen niñas, porque aunque las cosas cambien se nota que las mujeres que dan a luz a una niña tienen una fuerza especial.
-
Nuestra Mei dice que ella tiene tres mamas: Mama Valiente, que es la que le llevó en su tripita y le dio una oportunidad, Popo, que fue quien la crió y mi madre que es su mami, la que le acuna por las noches y le acaricia el pelo cuando se acuerda de su otra familia, la que sigue en Dianjiang.
-
Mucho antes incluso de saber de qué provincia llegaría Mei, cada vez que veíamos noticias de China en televisión nos poníamos a verlas con atención. Lo mismo ocurrió con los terremotos de Sichuan del 2008, ella estaba allí y cuenta que un día recuerda que todo se movió y la gente gritaba, y algo parecido pasó el pasado sábado cuando vimos que un nuevo terremoto había azotado la provincia que vio nacer a Mei.
-
Las primeras noticias dicen que las zonas afectadas de Sichuan (四川) son las cercanas a Chengdu, donde está el epicentro de este nuevo terremoto de más de 7 grados, siendo las más afectadas Ya´an y Lushan.
-
Las imágenes muestran claramente la devastación, parece que hay zonas rurales a las que aún no se ha llegado porque las carreteras han quedado impracticables, pero lo que si que parece cierto es que el número de víctimas mortales es, a priori, menor que entonces cuando se llegó a contabilizar el fallecimiento de 70.000 personas.
-
Por el momento hay en torno a las 200 víctimas mortales, con cientos de heridos y personas que han perdido sus casa, pero entre tanto dolor y desastre he encontrado una historia, la de una mamá valiente.
-
En uno de los pueblos afectados vive Liu, una pequeña de 4 meses que ha perdido a su madre en el terremoto, la lleva en brazos su abuela que no consigue calmar su llanto. La pequeña tiene hambre, pero la ayuda humanitaria aún no ha llegado y su abuela no tiene con qué alimentarla. Hasta que aparece una mujer anónima que dice que puede ayudar y se ofrece a amamantar a la pequeña.
-
La abuela confía en ella, y se la entrega, esa mujer anónima  se sienta en un bordillo y da de mamar a Liu, calmando su llanto. Tiene un bebe de 11 meses en su casa, en Chengdu, y se convierte en uno de los héroes del día. Ella, Yang Junhui, dice que es algo que "simplemente  tenía que hacer". Sin duda una Mamá valiente de Sichuan.
- --

No hay comentarios:

Publicar un comentario