miércoles, 21 de agosto de 2013

¿La guiri de rosa bajo la lluvia? Esa soy yo

En Beijing también llueve, como en todas partes, pero lo cierto es que parece que lo hace como si no hubiese un mañana. Cuando salí la noche anterior a dar una vuelta e intentar localizar la escuela empezaba a caer una lluvia fina que se podía confundir con humedad pero eso sólo era el anuncio de la tormenta que estaba por llegar.

Ingenua de mí volví a venirme sin un paraguas en la maleta y eso es de primera necesidad cuando caé como caé. Asimilado ya que necesitaría comprarme un paraguas salí de la habitación en torno a las 8 de la mañana con la idea de llegar bien de tiempo a la escuela por si me perdía, pero primero paso por el restaurante a desayunar.

El desayuno es buffet libre y el restaurante es un claro homenaje a la ópera de Pekín (Jīngjù / 京剧) con cuatro máscaras gigantes mirándote desde lo alto. Sentada sóla en una de las mesas redondas del restaurante desayuno pan chino, fiedos, zumo de naranja, café con yogur líquido típico de aquí y en honor a Mei, maíz, que se que le encanta.
-


Al salir a buscar la escuela en la tarde noche de ayer salí a buscar la escuela para orientarme no iba tan desencaminada, de hecho la encontré lo que pasa es que no sabía que lo había hecho. Pero antes de salir camino a clase la mujer de recepción me ha dado un mapa para llegar y me ha llevado justo allí aunque claro, he tenido que hacer una parada porque continuaba el diluvio.

A las 8:15 la calle está repleta de gente y yo parezco ser la única occidental que se moja bajo la lluvia porque el que no lleva paraguas lleva chubasquero, ademas se me ocurre ponerme la camisa rosa fucksia por lo que llamo aún más la atención o al menos eso me parece. Poco antes de tomar uno de los desvíos a la escuela, os adjunto el mapa, me encuentro de lleno con una mujer que vende paraguas por 50元, se lo bajo a 40 y acabo con un paraguas gigante que ha hecho su servicio perfectamente. Paraguas en mano llego hasta Working People´s Cultural Palace.
.
-
Pero claro, estar dentro de la Ciudad Prohibida tiene sus ventajas y desventajas ya que eso es muy grande y me perdí bajo la lluvia, vamos que al andar empapada, con la ropa pegada y los zapatos chapoteando cual pato parecía más guiri todavía. Al poco me encontré a un oficial de seguridad y cuando me acercaba a él ya empezó a decir  (不 不 不 - Bù bù bù) o lo que es lo mismo No No No.... pero en ese momento le solté mi parrafada en Chino: (对不起, 我学习汉语. 请学校在哪儿?/ Duìbùqǐ, wǒ xuéxí hànyǔ. Qǐng xuéxiào zài nǎr?) Perdone; estudio chino. ¿podría decirme dónde está la escuela?.
-
.
Lo creáis o no, me entendió, le entendí y llegué a la escuela a las 8:50, por lo que fuí puntual. Una vez allí me hicieron las pruebas de nivel y ¡Oh Sorpresa! he subido de nivel con respecto al año pasado. Después fuí a clase que parece una pequeña Europa. Están María y Carol que son de Madrid, Jeannette que es de Holanda, Réka, de Hungría, Eléonore de Francia, Eliza de Letonia, Michella de Italia y el único chico es Alexander de Rusia. Por cierto este mozo es como para darle con la mano abierta porque tiene 16 años y aún no se ha caído del arbol.
-
Los horarios son los siguientes: Las clases van de 9:15 a 10:45. Descanso hasta las 11:00, de nuevo clases de 11:00 a 11:45. A las 11:45 vamos a la cantina de la escuela a comer el rancho, vease la foto de la comida que por lo que dicen siempre incluye arroz y algo de tofu, y de 12:30 a 13:15 clases de nuevo. La tarde es libre.
.
.
Carolina y Eliza llevan ya dos semanas y María una de modo que ya saben cómo moverse por Beijing y tienen un plan para esa tarde: Visitar el templo de los Lamas (雍和宮 / yonghegong).a Hay que ir en metro pero como los hay que tienen actividades por la tarde descubro que puedo volver al hotel y cambiarme.
.
Como os decía al templo se va en metro y no nos perdemos porque tenemos mapas y María es una máquina en eso de leerlos y entenderlos. Al bajar en la estación llega el problema de la salida, hay un montón y no sabemos cuál es la nuestra pero preguntando se llega a Roma y en esta ocasión al templo se llega siguiendo el olor del incienso.
-
-
-
El templo cierra a las 16:30 y vamos bien de tiempo, pero llueve, casi tan fuerte como el día que visité Jing´an Temple el pasado año en Shanghai. ¿Os acordáis?. El olor a incienso y carbón quemado era el mismo, pero era muy diferente. La profesor nos había contado antes de ir que su contrucción comenzó en 1694, en plena disnastia Qing. Fue la residencia oficial de los eunucos de la corte imperial manchú y posteriormente el palacio del príncipe Yong (posteriormente Emperador Yonghegong) y que entre sus muros fue donde el futuro Emperador preparó la maniobra con la que derrocó a su padre, el Emperador Kangxi. El templo era grandioso y allí estaba el gran Buda, el de la historia que mis padres me contaron cuando volvieron de su viaje en busca de Mei.
.




-
El Buda está en el último pabellón y tiene 26 metros de alto, 8 de peana y 16 de altura y está tallado en un único tronco de sándalo blanco. Es tan grande que está incluído en el Guinness y te mira desde arriba de una manera que te hace sentirte pequeño, muy pequeño.
-
La historia de Mei, tiene que ver con este Buda porque cuando fueron a ver el templo todo el mundo, turistas en su mayoría, hablaban y no dejaban rezar a la gente. Ella, a sus tres años y medio vio aquello como una falta de respeto y comenzó a mandar callar a la gente (Shhhh, Shhhhh), después tomó a mi padre de la mano, le hizo arrodillarse y se puso a rezar.
.
Fue maravilloso estar en un sitio de su país que ella había visitado. Esos momentos creo que hacen que mi conexión con ella aumente. Después de esta reflexión deciros que volvimos al Hotel nos duchamos, cenamos (me compré unos 小笼包 / xiǎolóngbāo)  y nos retiramos pronto a la cama estábamos agotados y seguía lloviendo como para ir a algún sitio.
-



2 comentarios:

  1. Me encanta como cuentas las cosas. Y eres toda una valiente. :)
    Y se me había olvidado la visita al templo que hicimos cuando fuimos a recoger a Mi hija.
    Itsaso

    ResponderEliminar