viernes, 23 de octubre de 2015

El valiente Jack

Tengo varias entradas pendientes, pero hoy quería hablaros de Jack. Jack es uno de los peques que conocí en el Orfanato, en Xingxian, gracias a First Hughs.

Jack es un pequeño guerrero, al que le gusta ganar las batallas poco a poco y eso es algo que no tiene nada fácil, porque Jack nació con hidrocefalia y eso hace que cada logro sea todo un éxito.

 

Anda solito y se puede poner en pie sin tener que usar nada como apoyo, pero como es algo regordete no puede andar con tanta agilidad como los demás, lo cierto es que no le imagino echando una carrera con Yi Qiang (Adam) por ver quién de los dos llega primero al armario de los juguetes.

Le encantan los pasteles y es capaz de comer el solito su tazón de avena, si lleva pasteles incluidos mejor. Lo que no le gustan son las comidas saladas y si alguna vez las come hace claro ejemplo del dicho "Mejor fuera que dentro".
Sus cuidadoras dicen que es algo terco con esto y le obligan a comer comida salada algunas veces para una completa alimentación pero ni por esas. Si dice que no, es que no, vamos que tiene las ideas muy claras.
Su organismo no tolera bien la leche, y tampoco lleva nada bien no poder tomarla, porque el quiere ser como los demás y eso incluye sostener el biberón de leche calentita entre sus manitas.

Moya me contó muchas cosas de Jack, lo divertido y gracioso que es, con lo que le gusta jugar, pero yo sólo le vi una vez, bajando del comedor y en otra habitación, en la que cuidan a los peques que están enfermos. Me acerqué a su cama, me lo presentaron y él me lanzó una bonita sonrisa y agarro mi índice con su manita.

No volví a verle, había que dejarle descansar porque su salud no era buena y la hidrocefalia que padecía se estaba complicando. Hace unos días me contaron que Jack, el valiente, el peleón, al que le gustan los pasteles, falleció.

Mei dice que los niños chinos tiene un dragón de la guarda, que les protege y les cuida, yo quiero creer que desde hace un mes, Jack es libre recorriendo los cielos de China abrazado a su dragón, con el viento soplándole en la cara, jugando entre las nubes de algodón llenas de formas redondas y comiendo pasteles, muchos pasteles.